image/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xmlimage/svg+xml

8 enero 2019

Las Espigas de BOJ (2-2) La solución definitiva

Desde la fábrica de Boj en el mismo corazón de Gipuzkoa (Eibar) venimos diseñando productos de menaje para la hostelería profesional y del hogar desde hace más de 100 años. Como ya os adelantamos en un post anterior de nuestro blog, la espiga es el componente principal del Sacacorchos, cuya misión es perforar el corcho para extraerlo y os tenemos que confesar que esta pequeña y sencilla pieza trae de cabeza desde hace unos años al propio dpto. de Desarrollo de Producto dentro de la empresa, dirigido por José Fran Aguirrebeña.

¿Jose Fran, qué problemas se encuentran los profesionales y usuarios en general a la hora de extraer los corchos de las botellas?

Jose Fran -- El principal problema a la hora de descorchar una botella de vino, se encuentra en la presión que ejerce el corcho en el interior del cuello de la botella. En algunos casos la espiga empuja el corcho hacia dentro de la botella por que el corcho ha perdido masa crítica y está más flojo, en otros casos ocurre lo contrario, la masa del corcho ha expandido provocando por un exceso de humedad, quedando encajado con mucha más presión, y aunque la espiga penetre sin problemas, es en la extracción cuando gira de forma inversa sin extraer el corcho o actúa rompiendo el corcho y sacando sólo una parte.

En el artículo anterior, en pleno proceso de investigación para mejorar nuestra espiga, Aguirrebeña nos adelantaba los diferentes corchos que existen en el sector vinicultor y el porqué de esa evolución. Ahora le preguntamos ¿por qué en BOJ se han fabricado hasta la fecha diferentes espigas?

J.F. -- En los últimos años nos hemos visto obligados a desarrollar y fabricar una espiga especialmente diseñada para abrir botellas cuyos corchos están fabricados con polímeros y termoplásticos, en ambos casos conocidos como corchos sintéticos y que representan 2 de cada 10 botellas encorchadas, estos nuevos componentes se implantan rápidamente en el sector que busca precios más competitivos. Además durante este tiempo no hemos dejado de fabricar nuestra espiga más clásica que sigue extrayendo los corchos naturales que provienen directamente de la corteza del alcornoque mediterráneo y la última tendencia compuesta por aglomerados naturales.

Y añade.....

J.F. -- No podíamos tener en el mercado espigas para diferentes usos y trasladar al consumidor la confusión que supone la elección. Así que hace un año aproximadamente nos propusimos un reto, desarrollar una espiga que cumpliese con nuestros deseos y el de nuestros clientes, abrir todo tipo de corchos independientemente de su composición.

J.F. -- Un planteamiento, a priori, sencillo pero con un grado de dificultad técnica bastante complejo y laborioso, donde la investigación involucra a todos los actores del proceso, desde el embotellado por parte de bodegas y cooperativas vinícolas hasta el consumo de vino, vinotecas, bares, restaurantes, sumilleres, etc...

Y en estos momentos, cuéntanos cómo está el proceso de la nueva espiga de BOJ.

J.F. -- A día de hoy, tras una fuerte inversión en recursos, horas de investigación y numerosos test de prueba/error en nuestros hosteleros de confianza, orgullosos podemos anunciar que en BOJ hemos diseñado la espiga capaz de descorchar eficientemente botellas de vino embotelladas con cualquier corcho del mercado. Esta nueva espiga, denominada Especial está íntegramente desarrollada por el equipo de BOJ y ya se está implantando en el proceso de fabricación de nuestros sacacorchos comerciales y disponible como recambio.

Nos alegramos que haya sido un éxito ¿Que mejoras técnicas aporta esta nueva herramienta al sector?

J.F. -- Técnicamente y para los más curiosos, os adelantamos que hemos reducido el ángulo en la punta de la espiga, facilitando una penetración precisa y con menor esfuerzo, al igual que el diámetro del eje central. Ahora la longitud es ligeramente superior, ampliando la superficie de contacto que evita roturas en el corcho. El flanco posterior a la entrada con un ángulo próximo a los 90º garantiza el bloqueo total y por último un estriado continuo en esta cara facilita el amarre del corcho a la espiga para obtener una extracción suave y continua sin tener que forzar con movimientos laterales de la botella.

A todo esto, sumamos el acabado superficial cromado de alta calidad que garantiza la pieza durante un largo periodo de tiempo incluso bajo condiciones de usos intensivos de profesionales del sector.

¿Quieres decir que a partir de ahora, abrir botellas va a ser coser y cantar?

J.F. -- Está claro que hemos ganado terreno a la hora de facilitar la extracción de los corchos, pero lo más importante sigue siendo la forma en que se usa el sacacorchos y lógicamente un mal uso puede originar incluso la rotura de la espiga. Para nuestros Sacacorchos de Pared BOJ, recomendamos siempre poner la botella, amarrada en la pinza, totalmente vertical y deslizar hacia abajo el mango con un movimiento continuo, al elevar el mango suavemente el corcho queda totalmente fuera de la botella.

Gracias Jose Fran por dedicarnos estos minutos para contarnos los entresijos del departamento de Desarrollo de Producto de BOJ, te dejamos trabajando en otros proyectos que sin duda nos sorprenderán y seguro que serán nuevos avances en el sector.